Impide bloqueo mantener activas en Cuba locomotoras General Motor

Locomotoras marca General Motor en Cuba. Foto: ACN.

Locomotoras marca General Motor en Cuba. Foto: ACN.

El bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos contra Cuba impide sostener el mantenimiento y reparación de las locomotoras marca General Motor, traídas en 1953 por la compañía Building Locomotive Works.

Arnaldo Calleja Alonso, especialista mecánico en locomotoras del taller ferroviario Enrique Varona, del municipio Morón, en Ciego de Ávila, precisó a la Agencia Cubana de Noticias (ACN) que duele ver como el parque de ese tipo de máquina se acaba en el país por causa del genocida bloqueo.

Para que se tenga una idea de cuánto daño ha hecho el cerco estadounidense, en 2007 existían activas en el país 48 General Motor, gracias a las inventivas e innovaciones realizadas en el propio taller, pero hoy solo funcionan 18, explicó Calleja Alonso, toda una autoridad en el conocimiento de las partes y piezas de esos equipos.

De las de 900 caballos de fuerza hay un parque en inventario de 27, pero aptas están 13, y de las 20 de mil 200 de potencia, que fueron compradas de uso a Canadá en los años 2002-2003, quedan en explotación cinco nada más, dijo con tono triste el avileño.

Ya hay varias máquinas dadas de baja y otras en espera de aprobación y es una lástima verlas en ese estado, porque a no dudarlo las General Motor son de mayor fiabilidad, durabilidad y de tecnología más resistente y superior a las que el país ha adquirido después del triunfo de la Revolución, opinó Calleja Alonso con más de 35 años de experiencia en estas labores.

Recordó que el colectivo del Enrique Varona devolvía la vida útil a cigüeñales, sellos y engranes de bombas, rotores de tracción y de generadores principales, cilindros, pistones, árbol de leva y de compresores, filtros de aire, de aceite, pasadores de truck, bujes de enganche, base de soplador, porta zapata y palancas de freno.

Actualmente solo se pueden fabricar pasadores de truck, bujes de enganche y palancas de freno, pero dentro de un par de años no será posible porque se carece de materia prima, alegó.

Entre los componentes deficitarios están los motores de tracción, encargados de transmitir la corriente a las ruedas para hacerlas funcionar, uno solo le cuesta a Cuba 29 mil dólares a causa de las restricciones vigentes, pero cada máquina lleva cuatro, argumentó.

También se hace difícil adquirir los bronces de suspensión, valorados en 230 dólares; reguladores de voltaje, cuantificados en más de 700 dólares; y generadores principales en 37 mil dólares.

Daymarelis Romero Pardo, directora del taller, el cual pertenece a la Empresa Ferroviaria Centro-Este, ubicada en Camagüey, agregó que las General Motor son de mucha utilidad a la nación para el traslado interprovincial de pasajeros y de la mercancía que llega a los puertos, al ser fáciles de maniobrar por su pequeño porte.

De las 11 que están en el territorio, ocho funcionan en la transportación de pasajeros, las otras tres se encuentran paradas por reparaciones, las cuales no se han hecho por falta del completamiento de partes y piezas, entre ellas, baterías, motores de tracción y truck, precisó Romero Pardo.

Desde 1953 circulan por las líneas ferroviarias cubanas máquinas norteamericanas de la marca General Motor, sin embargo, el Gobierno de Donald Trump se empeña en desaparecerlas.

Según el informe que Cuba presentó en Naciones Unidas en septiembre último, los daños totales de Estados Unidos al sector del transporte en la Isla durante el periodo abril de 2008 hasta marzo 2009, superaron los 170 millones de dólares, lo que representa un aumento de más de 69 millones con respecto al período anterior.

Por: Lubia Ulloa Trujillo

Tomado de: Agencia Cubana de Noticias (ACN)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *