Mario Muñoz Monroy, el médico del Moncada

Mario Muñoz Monroy

Mario Muñoz Monroy

Aquel 26 de julio de 1912 en una casa del municipio matancero de Colón el mundo esperaba el nacimiento de Mario Muñoz Monroy a quien por esas ironías del destino, también lo despedía en igual fecha pero del año 1953. 

Muñoz Monroy creció en un ambiente de amor y paz familiar, sin embargo no le era suficiente al reconocer la situación política que arreciaba y el que pueblo exigía el fin del régimen.

“Tengo grandes e imborrables vivencias de él, refiere Roberto Muñoz Monroy, su hermano menor. Mario era jovial, un hombre dinámico pero muy serio a la hora de actuar… decía que con elecciones no se le ganaría a Batista, que a Batista había que tumbarlo por las armas”.

Rebeldía, justicia y altruismo formaban la personalidad del joven que combinó la medicina con la fotografía, la aviación, la locución y la radiodifusión, y que en defensa de sus ideas se integró paulatinamente a la causa revolucionaria.

“Mario quería entrañablemente a los viejos y sobre todo a papá le tenía un gran respeto, todo lo consultaba con papá, solo una cosa no consultó: el Moncada”, recuerda su hermano Roberto.

Sobre su participación en los sucesos del 26 de julio de 1953 comenta Fidel Castro Ruz en su alegato de autodefensa La Historia me Absolverá:

“El primer prisionero asesinado fue nuestro médico el Doctor Mario Muñoz que no llevaba armas ni uniforme y vestía su bata de galeno. Un hombre generoso y competente que hubiera atendido con la misma devoción tanto al adversario como al amigo herido”.

Aquel sería su último cumpleaños pero decidió celebrarlo junto a las ideas del Apóstol y a la generación que cambió para siempre los destinos de Cuba.

A sus 41 años de edad el médico del Moncada se hizo Mártir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *