Combatientes de La Habana celebraron su quinta conferencia

V Conferencia de la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana (ACRC) en La Habana. Foto: Ramón Lantigua.

V Conferencia de la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana (ACRC) en La Habana. Foto: Ramón Lantigua.

El teatro del Instituto Técnico Militar José Martí fue sede este fin de semana de la quinta conferencia de la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana (ACRC) en La Habana.

Temas como el funcionamiento interno, atención a los miembros, autofinanciamiento, así como el accionar de la organización para influir en la formación de las nuevas generaciones y contribuir a la defensa de la patria y la economía del país fueron ampliamente abordados en el encuentro.

La reunión inició con la presentación de un material audiovisual referente al concepto de Revolución expresado por Fidel Castro, además de una intervención del primer secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba (PCC), Raúl Castro Ruz, sobre el papel de la ACRC.

Gaspar Hernández Fonseca, miembro de la asociación 72 René Fraga, del municipio La Habana Vieja, patentizó el apoyo del pueblo a su Revolución y su desacuerdo ante el recrudecimiento del bloqueo económico, comercial y financiero que impone el Gobierno de los Estados Unidos a Cuba.

De igual forma, expresó: “Estamos preparados para resistir y vencer. En nuestro pecho llevamos la imagen de Antonio Maceo que nos convoca a defender nuestra patria”.

La conferencia sintetizó los análisis efectuados en las asociaciones de base y las conferencias municipales de la capital cubana, previas a este proceso.

Durante el debate del informe, presentado por Víctor Emilio Dreke Cruz, presidente de la ACRC en La Habana, los delegados a la cita expusieron sus experiencias en lo relativo a la atención a los asociados.

También se abordó la importancia de que se conozca a las familias de los combatientes y se comparta con ellas de manera habitual.

Los miembros de la organización debatieron sobre el trabajo político e ideológico que se lleva a cabo con las nuevas generaciones y la comunidad, así como se destacaron ejemplos del apoyo de los combatientes al trabajo comunitario integrado.

Gladis Ojito, miembro de la ACRC por el municipio Plaza de la Revolución, describió sus experiencias en la secundaria básica José Luis Arruñada, mientras que Rolando Blanco hacía lo mismo con el territorio de Arroyo Naranjo, donde han logrado incrementar la participación de la sociedad en las actividades patrióticas e insertar a las escuelas en las acciones que desarrolla de la asociación.

El tiro recreativo, como forma de autofinanciamiento, fue otra de las cuestiones evaluadas con fuerza por los delegados.

Respecto a este tópico, la delegación de La Habana Vieja destacó sus resultados en el tiro deportivo y la manera en que logran el cumplimiento de sus planes de ingresos por este concepto.

Asimismo, expresaron sus intenciones de sobrecumplirlo, como muestra de apoyo al PCC y el Gobierno en la ciudad.

En el intercambio, también se analizaron el estado de crecimiento en las filas de la asociación, las fuentes principales para la incorporación de nuevos miembros, la participación de los combatientes en la recuperación tras el paso del tornado del pasado 27 de enero, y el apoyo a las tareas de la defensa, la seguridad y el orden interior.

De manera unánime se aprobaron los objetivos de trabajo para el próximo quinquenio, entre los que destacan alcanzar el autofinanciamiento, la atención integral al tiro recreativo, continuar mejorando el cuidado a los asociados, incrementar los vínculos entre los miembros de diferentes organizaciones de base, entre otros.

Igualmente, los delegados eligieron una nueva Dirección Provincial de la ACRC y se aprobó la representación de La Habana a la V Conferencia Nacional, la cual integran un grupo de valiosos combatientes, entre ellos, Dreke Cruz, quien además fue reelecto como presidente de la organización en la urbe.

Casi al finalizar el encuentro se reconoció el desempeño de Delsa Esther Puebla Viltre y Juan A. Méndez, que cesaron sus funciones dentro de la ACRC en la capital cubana.

Las conclusiones estuvieron a cargo de Luis Antonio Torres Iríbar, primer secretario del PCC en la ciudad, quien resumió la situación económica del territorio y expuso algunas de las tareas fundamentales relativas a la cercanía de las celebraciones por el aniversario 500 de La Habana.

El momento fue propicio para reconocer la labor de algunos de los miembros de la organización. Foto: Ramón Lantigua.

El momento fue propicio para reconocer la labor de algunos de los miembros de la organización. Foto: Ramón Lantigua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *