Celebran segundo festival comunitario en el barrio de San Isidro

En este parque, ubicado en las calles San Isidro y Picota, se efectuó la mayor parte del festejo. Foto: Gilberto González García

El segundo festival comunitario de San Isidro, en La Habana Vieja, se celebró el sábado 8 de septiembre, auspiciado por la galería taller de Jorge Peruogorría, la Dirección Municipal de Cultura y otras instituciones.

Acerca de cómo nació este festival, el destacado actor de cine devenido artista de la plástica, comenta:

“La idea es de un grupo de jóvenes, entre los que se encuentran mis hijos y algunos amigos, entusiasmados con el proyecto que empezamos en este barrio con Galería Taller Gorría (GTG), la cual tiene entre sus funciones hacer arte comunitario y talleres para los residentes.

“Entonces decidimos realizar este festival para todo el barrio, para que todos fueran parte de él, con el sueño de convertir a San Isidro en un distrito de arte, o sea, que en San Isidro cada vez haya más galerías, más artistas, más murales, más grafitis…

“Es un lugar que tiene una historia bonita y merece que muchos artistas empiecen a ver la posibilidad de mostrar sus obras en la barriada y que los vecinos disfruten del arte contemporáneo cubano”.

Cristóbal Echevarría, uno de los organizadores y curador de la galería El Artista, adjunta a la GTG, explica los propósitos del evento:

“Uno de los propósitos es que vengan artistas dispuestos a colaborar para promover el arte en barrios importantes de La Habana Vieja a los que no ha llegado la rehabilitación.

“Esos artistas vienen y hacen los murales, como los pintados en la calle de San Isidro, que se muestran durante el festival junto a otras actividades como exposiciones, obras de teatro, pintura corporal, performances y conciertos”.

Acerca de la repercusión de estos festivales en los vecinos, el joven artista responde:

“La aceptación ha sido muy buena, están encantados con todas las cosas que hacemos; incluso los dueños de las viviendas en cuyas fachadas se pintan los murales se han identificado con el proyecto”.

En este aspecto abunda Perugorría:

“Sobre todo los niños, para los que hacemos talleres de apreciación musical, de arquitectura, de artes plásticas, de danza… Todo eso les va cambiando la mirada, y creo que es de las cosas más bonitas que se pueden hacer”.

En la galería El Artista, ubicada en la calle Picota, entre San Isidro y Desamparados, se inauguró una muestra en la que participan 13 creadores con diversas propuestas. Más tarde, en la Galería Taller Gorría quedó abierta otra exposición colectiva con obras de Ernesto Rancaño, René Francisco Rodríguez, Niels Reyes y el propio Perugorría, entre otros reconocidos artistas de la plástica.

También se encontraban trabajadores de la tienda de ropa Clandestina, quienes trajeron un bastidor de silkscreen con el que imprimieron letreros alegóricos a la festividad local en pulóveres traídos por los pobladores. La jornada quedó clausurada con un concierto del grupo Nube Roja.

El proyecto, nacido al calor de una idea renovadora y altruista, promete darle un vuelco a la idea de que San Isidro es un barrio marginal, porque la labor de rehabilitación que la Oficina del Historiador realiza en La Habana Vieja y el turismo no han llegado allí.

Esto demuestra que todo es posible cuando se suman voluntades al empeño de hacer a nuestra ciudad capital verdaderamente merecedora de la condición de ciudad maravilla.

Uno de los murales pintado por los artistas colaboradores. Foto: Gilberto González García

Con la técnica del silkscreen se imprieron pulóveres con el lema “actually, I’m in San Isidro” (Actualmente yo estoy en San Isidro). Foto: Gilberto González García

Comunicativo y cordial, Jorge Perugorría brindó declaraciones a la COCO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *