Los Kents, un grupo con la bandera de los 60 en alto

Los Kents durante un ensayo. Al centro, con pulóver negro, Carlos Carnero, su director. Foto: NBC News

Los Kents durante un ensayo. Al centro, con pulóver negro, Carlos Carnero, su director. Foto: NBC News

Una agrupación cubana que se escuchó bastante en la Década Prodigiosa fue Los Kents, cultivadores del rock que en aquel momento constituía una vanguardia dentro del universo musical.

En entrevista exclusiva para la COCO, Carlos Carnero, director fundador de ese conjunto comentó que su fundación data del mes de marzo de 1965. En un principio estaba integrado por estudiantes de las escuelas secundarias básicas Guido Fuentes y Carlos Juan Finlay. “Éramos cinco: el bajista Mario Moro, en las guitarras a Humberto León y Andrés Pachalie, el cantante era Frank González y yo el baterista y director”.

¿Cuándo se convierten en profesionales?

“Por 30 años fuimos aficionados pues no tuvimos la oportunidad de una audición o una evaluación. En el año 2000, por intervención del ministro de Cultura, Abel Prieto, fuimos por fin evaluados y contratados en la empresa Benny Moré.

“Hasta entonces participamos en muchísimos festivales de aficionados y otras actividades organizadas por los funcionarios de la cultura; actuábamos en los campamentos de la escuela al campo1. Tuvimos tanta participación y fuimos tan premiados que nos invitaron a llevar nuestra música a la Isla de la Juventud en el año 1969. Ahí empieza la trayectoria de los Kents con mayor profundidad hasta la actualidad”.

¿Qué influencias tuvo el grupo en sus inicias?

“Fue de The Beatles y The Rolling Stones; no podía ser de otra manera, porque la música de esas agrupaciones tenía, y tiene, tremenda fuerza; entraba en Cuba de manera prácticamente clandestina porque no habían muchas posibilidades de comprar los discos.

“Pero en la juventud pegó de tal forma que nos dijimos: bueno, nosotros también podemos hacerlo, somos estudiantes igual que fueron ellos, y empezamos a formar el grupo sin ser músicos, porque el único que sabía de música era Humberto León que había estudiado guitarra”.

“Así hemos ido bregando hasta ahora que el grupo ha cambiado mucho; muchos músicos han pasado por él; algunos se han muerto… imagínate, han pasado 52 años”.

¿Actualmente se mantiene esa influencia o han cambiado algo su estilo?

“La influencia se mantiene y es lógico que así sea, porque aquellas piezas son clásicos de todos los tiempos, por su calidad. Nosotros los asumimos cuando aún no lo eran, cuando eran solo versiones originales. Nosotros mantenemos ese estilo. Hemos tenido cambios, es cierto, hay ahora alguna fusión, sonidos más modernos, porque en la vida hay que progresar; pero mantenemos la vanguardia de aquellos tiempos”.

Actualmente ¿cómo está integrado el grupo?

“Ahora tenemos una buena cantidad de gente nueva en el grupo. Está Gloria Ferrás, la cantante, una muchacha de 26 años, están David y Marín en las guitarras, Renier en el teclado, mi hijo Yasel en la batería, Waldo O’Farrill, uno de los viejos que quedan, en el bajo y yo en la percusión menor.

“Es la mejor estructura que ha tenido el grupo; los músicos son de muy buena calidad y están muy compenetrados, que es muy importante. Esas es una de las virtudes que tiene el grupo: la cohesión de sus integrantes.

“Siendo jóvenes que no conocieron esta música en sus raíces, la interpretan muy bien, con tanta calidad como la hacíamos en aquel entonces”.

Ahora quisiera que su representante, Alejandro Rodríguez, nos diga ¿en qué escenarios se mueve actualmente el grupo?

“El grupo está actuando en la Fábrica de Arte Cubano y el Submarino Amarillo una vez por mes y vamos a comenzar una peña todos los domingos a partir de las seis de la tarde2 en La Cecilia, donde nos han dado una buena acogida y esperamos tener éxito para que todos aquellos que aman esta música puedan compartir con nosotros allí.

“Hay otro espacio en que pensamos incursionar próximamente que es la nueva casa de la música que se encuentra en la calle 31 esquina a dos, en Plaza de la Revolución; un lugar con muy buenas condiciones; allí estaremos posiblemente todos los sábados”.

¿Tienen algún disco grabado?

“No. Estamos haciendo un trabajo ahora con ese fin, que ya lo habíamos hecho en los 60, pero que por las pocas posibilidades de grabar que había en esa época fue decayendo. Ahora lo retomamos y estamos en espera de que alguna disquera se interese para producir un disco”, concluye Carlos Carnero.

Escuchar
O bembe o bamba, original de Los Kents

A Whiter Shade of Pale (Con su blanca palidez), original del grupo Procol Harum

1 Escuela al campo: período en que los estudiantes de grados superiores a la enseñanza primaria participaban en labores agrícolas.
2 18:00 hora de Cuba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *