Retos y desafíos del sistema bancario cubano en la actualidad

Foto tomada de Internet.

Foto tomada de Internet.

Las actuales realidades y desafíos de la banca cubana fueron abordadas este miércoles en el espacio televisivo Mesa Redonda.

En el programa trascendió que en estos momentos se trabaja por reducir al mínimo los servicios presenciales en el sistema bancario cubano para que los clientes no tengan que trasladarse a las sucursales.

El tema lo trató Irma Margarita Martínez Castrillón, presidenta del Banco Central de Cuba (BCC), quien aseveró que se labora con mucha intensionalidad en la informatización de este sistema.

En este aspecto, la titular del BCC refirió que el sistema bancario tiene varios proyectos dirigidos a implementar nuevos servicios en las plataformas, entre los que mencionó, el transfermóvil, EnZona -de reciente creación-, así como los convenios con la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba S.A. (Etecsa), lo cual disminuye los servicios presenciales.

Martínez Castrillón insistió en que aún cuando la infraestructura está muy por debajo de la necesidad, se potencia la banca móvil, la virtual, la telebanca y la multibanca, además de los cajeros automáticos, para crear un sistema que permita dar varias posibilidades a los clientes.

De igual manera, aseveró que trabajan en temas de comunicación para que los usuarios utilicen más las tarjetas magnéticas. En este sentido, se priorizan los jubilados y los trabajadores por cuenta propia, en el caso de estos últimos, se facilita la operación de la cuenta bancaria fiscal.

Igualmente, insistió en la necesidad de continuar promoviendo la estabilidad del poder adquisitivo de la moneda nacional para contribuir al desarrollo de la economía.

Un aspecto esencial de la complejidad del trabajo bancario es la defensa de sus intereses ante cualquier operación ilegal o fraudulenta como el lavado de activos. Ante tal situación, la presidenta del BCC afirmó que se aplica la devida diligencia, donde el papel de los supervisores es primordial para detectar las ilegalidades.

El sistema bancario cubano está compuesto por nueve bancos, 14 entidades financieras no bancarias, nueve oficinas de representación de instituciones financieras extranjeras y cuatro de empresas financieras no bancarias también foráneas.

Dicho entorno no está exento de las medidas de recrudecimiento del bloqueo económico, comercial y financiero contra el país caribeño, es por ello que los retos y desafíos de este sistema demandan mayor integralidad y eficiencia, en cada una de sus operaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *