Camilo y Che: el diario cumplimiento del deber como mejor homenaje

Camilo Cienfuegos (derecha) y Ernesto “Che” Guevara (izquierda). Foto tomada del periódico Escambray.

Cada octubre regresa a la memoria histórica de los cubanos el homenaje imprescindible a dos grandes héroes de la patria: Camilo Cienfuegos Gorriarán y Ernesto Guevara de la Serna, conocido cariñosamente como el Che.

El primero, nacido en un humilde hogar del barrio de Lawton, en La Habana, mostró desde pequeño su inclinación a combatir las injusticias y a ceder derechos y razones a los desposeídos; el segundo, de origen argentino, pero cubano hasta la médula, creció y vivió con la convicción de luchar por la libertad de los pueblos de América.

Tal vez por presagios del destino o simple coincidencia, la historia colocó a estos dos hombres en idéntico camino, el de la lucha por una misma causa; ambos, junto a Fidel Castro, marcaron los giros históricos de la Revolución Cubana.

Octubre, entonces, deviene en tributo con la tradicional Jornada Ideológica Camilo-Che, en la cual las organizaciones y los organismos de la capital cubana proyectan numerosas actividades en recordación a los insignes comandantes.

Con los honores a Ernesto Guevara, apresado en La Higuera, Bolivia, el 8 de octubre y muerto al día siguiente de 1967, comienza este año la conmemoración, que concluye el 28 con la habitual peregrinación a ríos y mares, para depositar flores a Camilo Cienfuegos, coincidiendo con la fecha de su desaparición física en 1959.

El Señor de la Vanguardia y el Guerrillero Heroico, como también se les conoce al cubano y argentino respectivamente, constituyeron juntos uno de los pilares fundamentales del movimiento armado que se desarrolló en la Sierra Maestra para derrocar a la tiranía que imperaba en la Isla.

Fue el Che Guevara el primer comandante nombrado por Fidel Castro en la Sierra Maestra y, junto a Camilo, realizaron la proeza de recorrer el país desde Oriente hasta Occidente en las postrimerías de la dictadura de Fulgencio Batista.

En héroes como Camilo y Che, y en su lealtad al Comandante en Jefe se inspiran los jóvenes cubanos de hoy, como firme continuidad histórica de la Revolución, quienes desde sus trincheras de trabajo o estudio manifiestan el homenaje.

Asimismo, la jornada es momento oportuno para pensar como país y enfrentar con unidad y patriotismo las duras medidas y restricciones económicas que impone a Cuba el Gobierno de los Estados Unidos.

Su amistad y heroísmo permanece en el imaginario de los cubanos como dos jóvenes carismáticos y sonrientes: Camilo, el Héroe de Yaguajay, y el Che, el argentino guerrillero.

Es por ello que no hay mejor homenaje que el cumplimiento diario de nuestro deber, para recordar a estos dos hombres que pusieron en riesgo su propia vida, por Cuba y los cubanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *