Los obesos pueden modificar de forma favorable sus genes

Foto: Archivo Radio COCO.

Foto: Archivo Radio COCO.

En la actualidad, la obesidad es la causa de más de tres millones de muertes anuales a nivel mundial, encontrándose un aumento de personas con sobrepeso de carácter grave conocida como de grado III o mórbida.

La genética de la obesidad

Cambios conocidos como epigenéticos, pero desfavorables en los genes, pudieran revertirse  a través de la adopción de estilos de vida saludables en cuanto a la alimentación y al ejercicio.

Regulados de esa forma por los propios interesados, los genes vinculados con el desarrollo de la obesidad pueden volver a funcionar de manera similar a la de los individuos con peso normal.

Factores externos, como un deplorable estilo de vida, son la causa de cambios específicos, llamados metilaciones, en el llamado ADN de los genes vinculados al sobrepeso.

Y también los favorecedores a que esas personas tengan mayor o menor predisposición a sufrir de otras dolencias asociadas a ella, como son hipertensión arterial, diabetes, enfermedades cardiovasculares, primera causa de muerte en Cuba, y algunos tipos de tumores malignos.

Una buena y una mala noticia

La buena noticia es que ya se conoce que volviendo al buen camino de una sana alimentación y la eliminación del sedentarismo se puede conseguir revertir esa alteración genética, para nada definitiva.

Para los buenos padres es mala noticia conocer que sus malos hábitos de vida igualmente dejan una huella en el material genético que se transmite a sus hijos, predisponiéndolos a padecer de obesidad y de los otros padecimientos que pueden estar desencadenados por esos mismos factores externos que a ellos les produjo su excesivo peso corporal.

Para mayor información, un factor determinante en individuos que ya han desarrollado obesidad, es que en ellos su tejido adiposo produce niveles muy elevados de una sustancia llamada citoquinas, la cual condiciona asimismo las marcas perjudiciales en sus genes y en la transmisión de los mismos a las nuevas generaciones.

Obesidad en Cuba

El 42 por ciento de la población cubana tiene sobrepeso, de estos, el 47 por ciento pertenecía al sexo femenino y el 37.6 al masculino; lo más preocupante resultaba que el 13 por ciento del total son niños, expuestos a padecer otras graves enfermedades.

Lo anterior incide en la salud, porque si no se toman medidas a tiempo, esos pequeños llegarán obesos a la adolescencia y más tarde a adultos con factores de riesgo para las dolencias asociadas.

En ocasiones, se va a los mercados y en vez de comprar frutas y vegetales, se eligen alimentos de elevado valor calórico y otros productos que no aportan al organismo vitaminas u otros nutrientes necesarios y solo perpetúan la obesidad de los padres y de sus descendientes.

Los obesos deben ser muy cuidadosos con la selección de los alimentos que van a comprar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *